The Pains Of Being Pure At Heart

Painsmaig14Llevaba mucho tiempo deseando ver a The Pains Of Being Pure At Heart en directo. Hace un par de años me los perdí y en esta ocasión tuve claro que iba a asistir e iría con su último trabajo muy bien aprendido. Obviando gran parte de lo que ya se ha escrito sobre su tercer trabajo, a mí me ha encantado Days of Abandon, ha supuesto una brisa de aire fresco que con un sonido mucho más claro que en su anterior Belong han sabido conectar más conmigo, más con música que se hacía unos años atrás con una inmediatez más que palpable.

Pasé gran parte del concierto con la sonrisa en la cara, disfrutando de todas las canciones, sufriendo por Kip Berman, el cantante, que le tiene más fe a su cazadora vaquera que yo a la que me regaló mi abuela hace veinte años. Sudaba y sudaba y seguía dándolo todo con un guitarreo que te hacía mirar de reojo a The Smiths o Belle and Sebastian. Además, siempre me parece un acierto la combinación de la voz masculina y la femenina en un grupo y si ya le añades un aire juvenil de twee pop, ya acabamos embriagados. Para mí han sido un soplo de aire fresco en una época en la que la música parece que no tiene ni frío ni calor.

El comienzo lo abrieron Trepat como teloneros. Al rato comenzó Kip Berman solo con “Art smock” y la gente se fue acercando. A partir de ahí, con la sala casi repleta, empalmó canción tras canción hasta dar cobertura a su último trabajo y rescatar algunas canciones de Belong, como “Belong“, “The body” o “Heart in your heartbreak“, y sobre todo de su primer trabajo, el homónimo The Pains Of Being Pure At Heart, del que rescataron algunas buenas canciones como  “This love is fucking right”, “Come saturday” o “Young adult friction”. Todo un despliegue de canciones nuevas mezcladas con las antiguas que, pasadas por el tamiz de Days of Abandon, mostraban su eficacia y confirmaban a un grupo renovado que toma oxígeno y recobra un brío que muchos temían perdido.

Como he mencionado, permanecí la sonrisa en la cara durante la escasa hora y media que duró su actuación y el pensamiento de qué bien tocan y cómo me gustaría verlos más veces en directo. Por eso recomiendo que te apuntes el nombre de este grupo y empieces por su último disco, menos guitarrero e inmediato.

Para que lo disfrutes aquí dejo el que ha sido el primer single que salió del disco:

El segundo vídeo me gusta todavía más que el primero. Me recuerda a la serie de dibujos animados de finales de los 80 que se llamaba Jem y Los Hologramas. Juzga tú mismo.

Finalmente, la anécdota que remató la noche vino después del concierto. El caso es que hay algunos discos que me encanta tener en vinilo porque se trata de un formato que aún no ha perdido ese halo de romanticismo y distingue a quien le gusta ser coleccionista de música. Por eso, cuando vi el elepé a la entrada tuve claro que lo compraría. Cuando salí, era el segundo en la supuesta cola pero la gente se agolpó y empezó a gritarle al cantante en un inglés macarrónico lo que tenía que firmar. Además, él mismo se encargaba de cobrar y no tenía cambio, la gente le gritaba más, él abrumado y yo sentía cómo subía mi tensión por la gente que compraba discos a pares y se colaba. No importa, me dije, me armé de paciencia y tenía mis quince euros preparados. Cuando por fin me toca, Kip Berman, el cantante coge el rotulador y me dice:

To whom?

To Paco -respondí yo. Él hizo un gesto extraño que yo interpreté como “ah, mira, llevan de gira un tiempo por españa pero deben estar ya familiarizados con mi nombre y han debido pensar “how typical“. Nada más lejos de la realidad. Kip firma y yo me zafo como puedo de ese atolladero de gente gritona y faltona.

Thanks for your patience -me dice.

No worries. Thanks for your time -contesto yo.

Justo al salir, dejo esa marabunta atrás y me paro para contemplar la firma que  el líder de la banda había estampado en la portada de mi disco. Sé que he dicho claramente “Paco” y pone, con mayor claridad si cabe, “Marco“. Mi cara fue un auténtico poema, especialmente porque cuando se trata de pedir un autógrafo, me da mucha vergüenza porque tengo la ridícula idea de que el “artista” en cuestión me va a hacer un interrogatorio de lo que más me ha gustado o no del show y lo paso francamente mal. Obviamente esto es algo ridículo pero con esta presión uno no lo piensa… y menos yo. Así que, aquí estoy yo, rebautizado como Marco gracias a The Pains Of Being Pure At Heart 😉

la foto (3)

Anuncios

Acerca de dameestrellasolimones

Una canción de Family siempre es buena compañía.
Esta entrada fue publicada en Conciertos, Eventos, Relatos, Soy el AVIADOR y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s