Carmina o Revienta, un paso al frente.

Carmina o revienta supone el debut en la dirección del televisivo Paco León, un actor cómico que se ha empeñado en llevar al cine la vida de su madre. En clave de falso documental nos metemos en la vida de Carmina Barrios, una mujer trabajadora a la que le cuesta mucho salir adelante y parece que los contratiempos y fatigas son su pan de cada día. Carmina cuenta con un negocio (una venta de mala muerte), un marido (consumido por el alcohol) y una hija (madre adolescente que se ha quedado en paro y le echa una mano en el negocio familiar). Deudas, robos, obligaciones y compromisos son los que ponen a prueba a Carmina cada día y le obligan a salir adelante con fe e ingenio.

Paco León ha sabido retratar un personaje que conoce a la perfección, su madre, pero no sólo su madre sino un modelo de mujer muy localizada en Sevilla (y por extensión en otras ciudades andaluzas) que lleva todo el peso de la familia, se encarga de solventar errores de los demás y está siempre ahí para un roto o para un descosío.

La actriz protagonista es la madre del actor y se interpreta a sí misma, cuadra un acento natural sin llegar a un esperpéntico estereotipo exagerado y es capaz de sacar lo mejor de sí misma para la ocasión. Gestos, temas de conversación, situaciones, frases y expresiones, etc… dibujan perfectamente a un sector importante de esta ciudad, la gente más humilde. Carmina, así como la clase social a la que pertenece, es alguien que avanza porque no tiene más cojones, a fuerza de desengaños y empujones. Lo único que la detendrá es como dice al principio de la historia “un reventón y a tomar por culo“.

María León, reconocida en su faceta dramática con la Concha de Plata de San Sebastián y el Goya a la Actriz Revelación por “La voz dormida”, interpreta el papel de la hija de Carmina, María, una madre soltera, mu echá palante y que se encuentra permanentemente en la encrucijada de su juventud y la responsabilidad de tener una niña pequeña.

El padre, interpretado por Paco Casaus, es un baranda de los que por esta ciudad abundan y hacen mucho ruido pero de quienes se obtiene muy poco beneficio, especialmente porque refugiados en el alcohol olvidan sus responsabilidades y deberes, pero lo más crudo es la falta de agallas y cojones para salir adelante y la desvergüenza de dejarle toda la carga a otra, su mujer. El padre es lo que muchos conocemos por “mollatozo” y sí, da un poco de asco aunque tenga alguna que otra frase buena.

Atención a lo más importante y engañoso de esto. Se trata de un humor localista, que muchos tildarán de chabacano, soez e incluso falsamente exagerado y de mal gusto. Sin embargo, este modelo que retratan es muy frecuente, cosa que no quiere decir que los sevillanos sean todos así o una persona -como la propia protagonista- sea siempre así y esté siempre con ese estado de ánimo. Por analogía, también sería incomprensible que a una persona le sucedieran tantas desgracias como a un personaje de cualquier película de Isabel Coixet y a la vez fueran tan líricas esas catástrofes, ¿no? De modo que, al verla, contextualicen y desprejuíciense de un modo sensato.

La película tiene momentos impagables, como cuando su hija tiene un porrazo con el coche y la madre acude al rescate o también cuando una amiga de Carmina relata quiénes son sus amistades y el porqué de su discreción hasta el momento. Aunque sin duda lo más desternillante es cuando la protagonista va al médico porque no ha tomado como debía un medicamento, surrealismo sevillano en estado puro.

El mayor mérito de Paco León es haber sabido difundir su ópera prima mediante el estreno simultáneo de la misma en cines, internet y DVD. La acogida ha sido en parte polémica (por las quejas de los propietarios de las salas cinematográficas preocupados porque cunda el ejemplo) pero a la misma vez esta propuesta ha sido muy respaldada por el público (entiéndase, aplaudida como forma de divulgar contenidos audiovisuales atendiendo a máximas importantes: la artística y la finalidad comunicativa, a la par que lucrativa). Independientemente del enfado de las salas, del consecuente cuestionamiento del sistema de distribución que se empeñan en perpetuar y de la modificación a la que se van a tener que someter casi forzosamente, debo decir que ha sido un acierto ver una película en casa previamente pagada a través de la plataforma digital. Es una propuesta que yo apoyo y que espero sea tomada como ejemplo por otros directores. De hecho, me parece una manera muy sensata de educar a la gente e inducirla a pagar por la “consumición” de cultura.

… y esto ha tenido que venir a enseñárnoslo el Luisma. Ahora sólo resta preguntar:  ¿quién será el siguiente en probar este método? ¿Garci y sus tostones con sonido doblado o el señor Almodóvar se atreverá?

Aquí tienes el tráiler:

Anuncios

Acerca de dameestrellasolimones

Una canción de Family siempre es buena compañía.
Esta entrada fue publicada en Cine, Infamias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s